-15% de descuento con el código: B15
Reforestación en el mundo

Reforestación en el mundo

de leer

1) La repoblación forestal, un tema importante

La destrucción de los sistemas forestales sanos causa muchos problemas diferentes. Los árboles proporcionan un hábitat para los animales, purifican las fuentes de agua, controlan las inundaciones y la erosión. Además, ayudan a reponer el suelo con los nutrientes necesarios para la agricultura. Cuando los agricultores no pueden cultivar nada, sus granjas fracasan y no tienen más remedio que trasladarse a las ciudades superpobladas en busca de trabajo.

La reforestación puede servir para rectificar o mejorar la calidad de la vida humana al absorber la contaminación y el polvo del aire, para reconstruir los hábitats naturales y los ecosistemas, para mitigar el calentamiento global. De hecho, los bosques facilitan la biosecuestración del dióxido de carbono atmosférico y la recolección de recursos, sobre todo de madera, pero también de productos forestales no madereros.

deforestación

2) Gestión de la repoblación forestal

Una cuestión debatida en la reforestación gestionada es si el próximo bosque tendrá o no la misma biodiversidad que el bosque original. Si se sustituye el bosque por una sola especie de árbol y se impide que el resto de la vegetación vuelva a crecer, el resultado será un bosque de monocultivo similar al de los cultivos agrícolas. Sin embargo, la mayor parte de la reforestación implica la plantación de diferentes selecciones de plántulas de la región, a menudo de múltiples especies. Otro factor importante es la regeneración natural de una gran variedad de especies vegetales y animales que puede darse en una tala. En algunas zonas, cientos de años de supresión de incendios han dado lugar a grandes masas forestales de una sola especie y una sola edad. La tala de pequeños desmontes o las quemas prescritas aumentan la biodiversidad en estas zonas al crear una mayor variedad de edades y especies de árboles.

La repoblación forestal no sólo tiene que servir para la regeneración de bosques destruidos accidentalmente. En algunos países, como Finlandia, una gran parte de los bosques está gestionada por la industria de productos de madera, pasta y papel. En este caso, al igual que con otros cultivos, se plantan árboles para sustituir a los que se han cortado. En tales circunstancias, la industria puede cortar los árboles para facilitar la reforestación. La industria maderera sustituye sistemáticamente muchos de los árboles que tala, empleando a un gran número de trabajadores de verano para plantar árboles. Por ejemplo, en 2010, Weyerhaeuser informó de la plantación de 50 millones de plántulas. Sin embargo, la replantación de un bosque antiguo con una plantación no sustituye al antiguo con las mismas características en el nuevo.

En sólo 20 años, una plantación de teca en Costa Rica puede producir hasta 400 m³ de madera por hectárea. Como los bosques de teca natural en Asia son cada vez más escasos o difíciles de conseguir, los precios de la teca cultivada en plantaciones aumentan cada año. Otras especies, como la caoba, crecen más lentamente que la teca en América tropical, pero también son muy valiosas.

La reforestación, si se utilizan varias especies autóctonas, puede aportar otros beneficios además de los económicos. Entre ellas, la restauración del suelo, el rejuvenecimiento de la flora y la fauna locales y la captura y el secuestro de 38 toneladas de dióxido de carbono por hectárea y año.

La restauración forestal no consiste únicamente en plantar árboles. Los bosques están formados por una comunidad de especies que, con el tiempo, incorporan la materia orgánica muerta al suelo. Un gran programa de plantación de árboles podría mejorar el clima local y reducir la demanda de grandes cantidades de combustibles fósiles para la refrigeración en verano.

plantación

3) Mitigación del cambio climático

Los bosques desempeñan un papel importante en el ciclo global del carbono, ya que los árboles y las plantas absorben el dióxido de carbono mediante la fotosíntesis. Al eliminar este gas de efecto invernadero del aire, los bosques funcionan como sumideros de carbono terrestre, almacenando grandes cantidades de carbono. Aunque la producción antropogénica de carbono es mayor, los bosques eliminan unos tres mil millones de toneladas de carbono antropogénico cada año. Esto representa aproximadamente el 30% de todas las emisiones de dióxido de carbono procedentes de los combustibles fósiles. Por lo tanto, un aumento de la cubierta forestal mundial tendería a mitigar el calentamiento global.

Existen cuatro estrategias principales para mitigar las emisiones de carbono a través de las actividades forestales: aumentar la superficie de las tierras forestales mediante un proceso de reforestación; aumentar la densidad de carbono de los bosques existentes a escala de rodal y de paisaje; ampliar el uso de productos forestales que sustituyan de forma sostenible las emisiones de los combustibles fósiles; y, por último, reducir las emisiones de carbono procedentes de la deforestación y la degradación.

Lograr la primera estrategia requeriría esfuerzos enormes y de gran alcance. Sin embargo, hay muchas organizaciones en todo el mundo que promueven la plantación de árboles como medio para compensar las emisiones de carbono con el propósito específico de combatir el cambio climático. Por ejemplo, en China, el Instituto Jane Goodall, a través de su división Roots & Shoots de Shanghai, ha puesto en marcha el Proyecto del Millón de Árboles en Kulun Qi, en Mongolia Interior, para plantar un millón de árboles. El objetivo es detener la desertificación y ayudar a combatir el cambio climático. China utilizó 24.000 millones de metros cuadrados de nuevas plantaciones forestales y bosques naturales para compensar el 21% de las emisiones de combustibles fósiles de China en 2000. En Java (Indonesia), cada pareja de recién casados debe regalar cinco plantones a la persona que predica su matrimonio para combatir el calentamiento global. Cada pareja que quiera divorciarse debe dar 25 plántulas a la pareja que se divorcia. Gracias a la reforestación y la conservación del medio ambiente, Costa Rica ha duplicado su cubierta forestal en 30 años. Tiene un compromiso de larga data con el medio ambiente. El país es ahora líder en sostenibilidad, biodiversidad y otras protecciones. El sistema de protección del medio ambiente proporciona subvenciones para los servicios medioambientales. Este sistema no sólo es avanzado para su época, sino que no tiene parangón en el mundo. Ha recibido mucha atención internacional. El país también ha introducido programas de compensación para los propietarios de tierras para la reforestación. Estos pagos se financian con donaciones internacionales e impuestos nacionales.

La segunda estrategia se refiere a la selección de las especies que se plantarán. En teoría, plantar cualquier tipo de árbol para producir más cubierta forestal absorbería más dióxido de carbono de la atmósfera. Por otro lado, un ejemplar de árbol modificado genéticamente puede crecer mucho más rápido que cualquier árbol ordinario. Algunos de estos árboles ya se están desarrollando en las industrias de la madera y los biocombustibles. Estos árboles de crecimiento rápido no sólo se plantarían para estas industrias, sino que también pueden ser plantados para ayudar a absorber el dióxido de carbono más rápidamente que los árboles de crecimiento lento.

 


Los grandes recursos forestales colocados en cualquier lugar del mundo no tendrán siempre el mismo impacto. Por ejemplo, los grandes programas de reforestación en las regiones boreales o subárticas tienen un impacto limitado en la mitigación del cambio climático. Esto se debe a que sustituye una zona dominada por la nieve brillante que refleja la luz del sol por doseles forestales oscuros. Por otro lado, un ejemplo positivo serían los proyectos de repoblación forestal en las regiones tropicales, que darían lugar a un cambio biofísico positivo como la formación de nubes. Estas nubes reflejarían entonces la luz solar, lo que tendría un impacto positivo en la mitigación del cambio climático.

La plantación de árboles en climas tropicales con estaciones húmedas tiene una ventaja. En un entorno así, los árboles tienen un ritmo de crecimiento más rápido porque pueden crecer durante todo el año. Los árboles de los climas tropicales tienen, por término medio, hojas más grandes, brillantes y abundantes que los de los climas no tropicales. Un estudio sobre la circunferencia de 70.000 árboles en África demostró que los bosques tropicales absorben más dióxido de carbono de lo que se pensaba. La investigación sugiere que casi una quinta parte de las emisiones de los combustibles fósiles son absorbidas por los bosques de África, el Amazonas y Asia. Simon Lewis, científico del clima de la Universidad de Leeds, que dirigió el estudio, declaró: "Los árboles de los bosques tropicales absorben alrededor del 18% del dióxido de carbono que se añade a la atmósfera por la quema de combustibles fósiles cada año, lo que amortigua significativamente el ritmo del cambio.

También es importante abordar la tasa de deforestación. En este momento, hay 13.000 millones de metros cuadrados de zonas tropicales que se deforestan cada año. Estas regiones tienen el potencial de reducir las tasas de deforestación en un 50% para 2050, lo que contribuiría en gran medida a estabilizar el clima mundial.


4) Incentivos para reducir la contaminación

Algunos incentivos para la reforestación pueden ser tan simples como una compensación económica. Streck y Scholz (2006) explican cómo un grupo de científicos de varias instituciones desarrolló un enfoque de reducción de la deforestación compensada que recompensaría a los países en desarrollo por interrumpir cualquier deforestación adicional. Los países que participen y tomen la opción de reducir sus emisiones derivadas de la deforestación durante un periodo de tiempo determinado recibirán una compensación económica por las emisiones de dióxido de carbono que hayan evitado. Para aumentar los pagos, el país anfitrión emite bonos del Estado o negocia un préstamo con una institución financiera que quiere participar en la compensación prometida al otro país. Los fondos recibidos por el país podrían invertirse para ayudar a encontrar alternativas a la tala extensiva. Todo el proceso de reducción de emisiones sería voluntario, pero una vez que el país haya acordado reducir sus emisiones, estará obligado a hacerlo. Sin embargo, si un país no es capaz de cumplir sus obligaciones. Su objetivo se añadiría a su próximo periodo de compromiso. Los proponentes de estas propuestas consideran que se trata únicamente de un acuerdo entre gobiernos; las entidades privadas no participarían en las compensaciones.

 


Nacva participa activamente en la reforestación a través de su asociación con ReforestAction. Por cada reloj vendido se planta un árbol.

Descubra sin más demora nuestra amplia gama de anillos de madera

alianzas de madera


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

Reciba nuestros artículos en su buzón.